por jaus80

Nosotros destruimos y construimos sin problemas”, me dijo Hans Stimann, director de desarrollo de berlín. El coordinador del plan urbanístico en el que crecieron los edificios de Rossi, Piano, Gehry y Foster es un apasionado de la ruptura: “para nosotros la historia es algo que se conoce en la Toscana. En nuestras calles, una iglesia gótica parece el regalo de un millonario estadounidense”. Hace unos meses, Stimann impartió una conferencia en el Colegio de Arquitectos de Barcelona. Con mirada encendida le dijo al público: “ustedes son demasiado conservadores; su ciudad es una acumulación de pasados; no entienden lo que es construir y destruir y construir”. Stimann hablaba como si las ciudades fueran un apasionante juego lego.

Anuncios